Ebrio (Fragmento de un cuento que no será escrito)


Llegué algo tambaleante a las puertas de mi departamento, fue una suerte que la llave entrara en la cerradura al primer intento, en realidad fue buena suerte que usara la llave correcta en primer lugar. Entré caminando lentamente, pero cada paso que daba, el silencio era roto por la dura zuela de mis zapatos, estabas ahí esperándome, como cada día lo haces desde su partida, estabas muy callada pero tu presencia se sentía por todo el lugar, entre los trastes sucios del "sink" y la ropa regada por los sillones, entre una cama sin tender y cajones vacíos. Me lancé sobre ti para abrazarte y me recibió el beso frío y doloroso del piso del departamento y dos segundos después me sumí en un profundo sueño, donde te veía partir en el momento que ella entraba por la puerta. Como siempre, como cada noche, tu velaste mi sueño, centinela sin voz..... mi soledad.
 
|  Don't tread on ME!. Blogger Template By Lawnydesignz Powered by Blogger